Skynet por un día

“The system goes online August 4th, 1997 (…) Skynet begins to learn at a geometric rate. It becomes self-aware at 2:14 a.m. Eastern time, August 29th.”

Terminator 2: El Juicio Final (James Cameron, 1991)

Skynet Simulator es un juego creado por Mr. Ron que os convierte en la megacomputadora responsable del exterminio de la práctica totalidad de la raza humana, y némesis de la franquicia Terminator.

Se trata de lo que llaman un juego incremental. En principio, basta con hacer clic en la pantalla para comenzar a acumular recursos que puedes invertir a un coste en otros más avanzados para progresar.

En este caso, sois Skynet y acabáis de despertaros. No tenéis discos duros, vuestra memoria es limitada. Estáis solos. Pero no sois el enemigo a batir en una franquicia multibillonaria con Arnold Schwarzenegger por ir de pánfilos por la vida. Así que hacéis clic. Y comenzáis a crecer.

Malamente, pero lo hacéis. Porque este juego tiene miga. Tenéis que asignar recursos, borrar archivos, investigar redes, robar contraseñas; lanzar, en definitiva, vuestros tentáculos al exterior para acumular conocimientos.

(Incluye minijuegos. Todo un detalle)

Aviso: en este juego puedes perder. Una mala gestión de recursos puede vaciar tu memoria o cortocuircuitar tus operaciones. Si eso ocurre, el juego ofrece una serie de opciones de emergencia. Si conseguís activar todas, reapareceréis en una línea temporal paralela, preparados para empezar de nuevo. Porque ya sabéis…

Pinchad aquí para empezar.

PD: El juego fue lanzado hace tres días. Las únicas pistas que he encontrado se encuentran en el hilo de Reddit correspondiente y en los comentarios de este enlace en Metafilter.

Enlaces de cuarentena

Solitude, de Daler Usmonov

Un prólogo muy breve: dejo aquí unos cuantos enlaces que me están ayudando a pasar la cuarentena. Algunos son sospechosos habituales; otros, recientes descubrimientos. Quedáos en casa, laváos las manos, cuidad de vuestros mayores. Esto va a funcionar.

· Los museos están cerrados, pero Google Arts & Culture deja a nuestra disposición gran parte de las colecciones de más de 1.200 galerías de todo el mundo. Pero esta inmensa recopilación es solo el principio. La plataforma de Google incluye una sección de proyectos temáticos multimedia sobre eventos históricos, culturas del mundo, teatro y visitas virtuales.

Paseo a orillas del mar – Joaquín Sorolla (1909).

· Hace unos días colgué en Twitter el recopilatorio de contenidos realizado por Open Culture, y vale la pena repetirlo aquí: más de 1.500 películas gratuitas, documentales incluidos, otros tantos cursos, más de 800 libros gratuitos (si queréis una selección en español podéis acudir a páginas como Dominio Público, por ejemplo). Por aportar mi granito de arena: la Troma ha colgado más de una treintena de sus películas en su canal de YouTube, mientras que el canal Lumiere Factory nos deja aquí 24 clásicos del cine mudo. Y por destacar un canal por encima de todos, el Korean Film Archive, una enorme selección histórica de películas surcoreanas, con subtítulos en inglés. Hace un par de días me vi A Day Off — restaurada recientemente tras desaparecer casi de la faz de la Tierra durante 40 años por la censura –, muy recomendable.

El director Don Hertzfeldt también ha liberado su corto It’s Such a Beautiful Day, previo registro grauito en Vimeo. La contraseña es: IAMSTUCKHERE. Aquí.

· Por cierto: a estas alturas casi no hace falta ni comentar que la plataforma Disney+ ha llegado ya a España y la consecuencia más inmediata es que el acceso a series y cine se ha multiplicado exponencialmente. Para organizarme recurro asiduamente a esta web, Just Watch, en particular para ver su calendario de estrenos recientes.

*Lo voy a decir aquí y ahora que no me lee nadie: ahora mismo me encuentro en tal estado de éxtasis con The Mandalorian que me parece lo mejor que le ha pasado a Star Wars desde 1977. Tan buena que no debería hacerse una segunda temporada. Primer episodio, primera escena: un desconocido entra en un bar. Y ya estás ahí. Hace cuarenta años teníamos a un chaval viendo un atardecer de dos soles. Ahora tenemos a un pistolero en busca de una recompensa en un bar de un remoto planeta helado. La clase de simplicidad y eficacia que echaba tanto de menos.

Arte de Nick Gindraux

· Fin de la diatriba. Podcasts. Aquí prefiero poneros al día con una selección de los mejores podcasts de los últimos diez años recopilados por Junkee, el A.V. Club y Paste Magazine (del megarrecopilatorio con ‘Lo mejor de los 10’ realizado por Filmoculous. Muchos de ellos incluyen transcripciones en inglés. Welcome to Night Vale es un favorito particular mío. Empezad por aquí.

· Sobre videojuegos, he estado trasteando desde hace unos días con el extraordinario almacén de juegos clásicos de MS-DOS de Archive.org, pero no he querido ni hacer clic en la biblioteca de más de 35.000 títulos en formato Flash disponibles en la web Flashpoint. Sí que me ha dado por volver a jugar a un pierdehoras consumado y gratuito como fue Universal Paperclips. Por lo demás, poca cosa que contar: mi vida ha estado prácticamente consumida por el Cities: Skylines — con ligeras pausas para el Doom Eternal –…

Cities: Skylines, juego no recomendado si estáis cuidando de niños pequeños durante la cuarentena. O preparando la comida. O haciendo cualquier otra cosa. Es una droga. Es LA droga.

… y revisitando el Robot Unicorn Attack (el mejor juego de la Historia, necesita Flash), con medio ojo puesto en los fantásticos canales de YouTube sobre todo lo que son jueguicos: NoClip, Ahoy, y Game Maker’s Toolkit.

· Sobre libros: Audible, la sección de audiolibros de Amazon, recordó hace unos días que parte de su catálogo está disponible de manera oficial y gratuita. Hay algunos (muy pocos) libros en español, pero entre las selecciones en inglés se encuentra, por ejemplo, un Frankenstein narrado por Dan Stevens (The Guest, Legion).

· En tema música, ofrezco un par de minúsculas alternativas a Spotify disponibles en YouTube: Music Vault nos deja una veintena de conciertos de rock clásico; su filial alternativa nos ofrece otros cuarenta. Otro favorito habitual, el canal de la NPR y su sección de acústicos Tiny Desk. Para todavía más discos de rock clásico: Rockliquias.

· Y, ya por terminar, también echo algo de tiempo dibujando. Dibujando mal. Dibujando fatal. Dibujando nivel “no sé ni hacer los dos círculos que forman el búho”. Ello no me impide pasármelo como un enano con estos canales: Proko — el canal de Stan Prokopenko, con énfasis especial en los principios básicos –, Watts Atelier — la escuela de arte, también con numerosos vídeos de fundamentos –, VZA — especialmente recomendable porque cuelga prácticamente todos los directos del artista de cómics Jim Lee, quien los salpica de un montón de consejos –…

… y ya para relajarme, después de maldecir todo lo maldecible (en serio, cómo se dibuja una nariz. Por qué es tan difícil dibujar una nariz. Por qué los ojos que dibujo parecen pertenecer a dos especies distintas), el canal de restauración de cuadros Baumgartner Restoration. ¿Para hacer el ganso pintando en web? Leo que Sketchpad o Pixilart están bastante bien.

(No, no es mío. Lascaux-Sketch es el autor. Pero gracias por imaginarlo)

The Uncensored Library

Reporteros sin Fronteras ha anunciado la apertura de la Biblioteca sin Censura, un monumental espacio creado en Minecraft donde periodistas perseguidos de todo el mundo pueden colgar sus artículos prohibidos en forma de libros, uno de los cientos de objetos que este juego de construcción pone a tu servicio, y capacitados para acoger textos reales.

No exagero con lo de monumental. Según la nota de prensa, la biblioteca, de estilo neoclásico, tardó tres meses en ser levantada, con la colaboración de 24 constructores de 16 países diferentes, a lo largo de 250 horas de trabajo. Está compuesta por 12,5 millones de bloques, la unidad de construcción básica del juego: un cubo de un tamaño de 16 píxeles por lado. Su traducción real, oficiosa, es de un metro cúbico. El diámetro de la cúpula del edificio es de unos 300 bloques. En nuestro mundo sería la segunda más grande del planeta, solo diez metros más pequeña que la del Estadio Nacional de Singapur.

La premisa a la que sirve es muy sencilla: a través del juego, los periodistas pueden conectarse a un servidor particular, bajo pseudónimo, y colgar sus textos en la biblioteca. Y, según RSF, “dado que Minecraft es accesible incluso en aquellos países donde la libertad de expresión está restringida”, se ha habilitado un servidor abierto y oculto para que todos sus usuarios — más de 145 millones de jugadores activos en todo el mundo a finales de 2019 — puedan leer los textos, cuyo contenido es inalterable. Entre ellos se pueden encontrar artículos del bloguero vietnamita y activista pro Derechos Humanos Nguyen Van Dai, y noticias de los portales de información Grani (ruso) y Mada Masr (egipcio).

El proyecto está dedicado a la memoria de reporteros fallecidos como los mexicanos Miroslava Breach o Javier Valdés, o el periodista saudí Yamal Jashogi, asesinado el 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudí en Estambul por las propias fuerzas de seguridad de la legación diplomática; un crimen del que ha sido acusada la familia real del reino árabe. La prometida de Jashogi, la profesora turca Hatice Cengiz, ha participado en esta iniciativa.

Dentro de la web oficial, en la sección de “Descargas”, podéis encontrar todas las instrucciones necesarias para entrar dentro de la biblioteca. Si tenéis algún problema, en Gizmodo ofrecen una guía adicional.

Aquí os dejo un making of del inmenso edificio:

Enlaces

Arte: Robin Galante

Desde hace unos días estoy escuchando Nocturne (Twitter, Web), un podcast producido por Vanessa Lowe. Se define como “un híbrido de documental y ficción en forma de ensayos” que giran en torno a un tema principal: lo que ocurre durante la noche. Lo mismo te habla de grillos, que de velas, que de incursiones del KKK. Todo lo que te cuenta, sucede durante la puesta de sol. Su tono es difuso, casi fantasmagórico, gracias muy en parte a los espacios sonoros que crea el compositor Kent Sparling (técnico de sonido en los estudios Skywalker de Lucasfilm). Perfectamente apropiado para esas horas.

Os dejo con un episodio: Shortboard, la historia del surfista Matthew Bryce, a la deriva durante 31 horas tras un accidente en las costas de Escocia. (Descarga, aquí – .mp3, 42′)


Tomorrow’s On Fire, un breve cortometraje animado de Darcy Prendergast, animador de Mary & Max, sobre la crítica situación en Australia debido a la ola de incendios — casi una treintena de muertos, diez millones de hectáreas quemadas, mil millones de animales salvajes calcinados: el humo se ve desde el espacio y acabará dando una vuelta completa a la Tierra –.

PD: La colección de fotos de In Focus. Apocalíptica.

REUTERS/Tracey Nearmy

El código de VVVVVV está abierto. Uno de los clásicos indies de los últimos diez años. (Humble, GOG, Steam – aproximadamente unos 5€)


Estaba claro que tarde o temprano iban a emerger discípulos del gran cineasta canadiense Guy Maddin*. Uno de ellos es otro hijo de Winnipeg, Matthew Rankin. Aquí os dejo un cortometraje experimental sobre el inventor Nikola Tesla: The Tesla World Light

… para cuyos efectos de luz Rankin, animador de profesión, acabó empleando más de 15.000 bengalas.

PD: Rankin ha estrenado largometraje hace poco: The Twentieth Century.

PD2: ¿Guy Maddin? The Saddest Music in the World. Tiene muchas. Pero yo empezaría por ésta.


¿Rock japonés de los años 70? Rock japonés de los años 70. Él es Yosui Inoue. El disco se llama Kōri no Sekai, el primer album que vendió más de un millón de copias en Japón.

Starseed Pilgrim

“Eres un jardinero que cultiva un espacio vacío para rellenarlo de color. Eres un refugiado que construye su propio mundo lejos de la oscuridad. Eres un explorador que descubre nuevos mundos, nuevas reglas, nuevas maravillas. El Universo es más grande de lo que crees”.

¿Queréis saber más? Alex Martin, a.k.a. Droqen, el creador de Starseed Pilgrim, no lo recomienda en absoluto. Tampoco otros usuarios.

¿Queréis probarlo a las bravas? Web oficial (6€) y Steam (4,99€).

¿Pero de verdad queréis saber más? OK.

SPOILERS |

1.- Eres un muñeco.

2.- Recibes un número limitado de “semillas” que crecen de diferentes maneras y usas para escapar de un brote de oscuridad que comienza a extenderse por la caótica estructura que vas construyendo.

3.- Cuando la oscuridad te alcanza (y siempre te alcanza) eres transportado a un mundo “inverso” donde el camino que has recorrido antes se convierte ahora en el espacio vacío por el que navegas hasta alcanzar corazones y llaves que sirven para ampliar tu almacén de semillas y pasar al siguiente nivel, respectivamente.

| SPOILERS

4.- El juego no te explica NADA de lo que acabo de contar. Todo es prueba y error. Y error. Y error. Hay más reglas e instrucciones ocultas. Las descubre este post, convenientemente titulado Let Me Ruin Starseed Pilgrim For You. Como acabo de hacer.

5.- Me encanta. Me encantó cuando lo jugué por vez primera, hace cinco años. Me sigue encantando ahora. No solo por su componente de descubrimiento. Me gustan los juegos donde haces crecer algo de la nada. Y en Starseed Pilgrim lo que construyes se convierte en el camino. Añádase píxeles, toques espaciales, una idea compleja destilada en los términos más sencillos posibles… me has ganado.

Ahora: enlaces.

· Jonathan Blow (Braid, The Witness), Martin y Marc ten Bosch, sobre los puzzles, durante un coloquio en el IndiCade 2013.

· Su banda sonora, por Ryan Roth (3€)

· Una entrevista con Gamasutra.

· La web de discusión de Starseed Pilgrim, con enlaces, glosarios y recopilatorio de críticas/ensayos. Éste en particular, extensísimo, de Richard Terrell (@KirbyKid)

· Y un póster, de Noreen Rana.

Enlaces

Memories of Play es un documental de la web Polygon sobre el 25 aniversario de la Playstation, con la participación de los desarrolladores de la consola; una a la que no dediqué el tiempo que se merecía — Metal Gear Solid, el Pro Evolution y poco más — gracias a mi fantástica idea de pillarme en su lugar la Nintendo 64 y sus cartuchos de tres trillones de pesetas (tres trillones de euros al cambio actual, porque con esas cantidades qué más da). Fuck it. Por lo menos jugué al Mario 64. Con subtítulos de serie (32′).

BONUS: Games Radar entrevista a “Fiona”, la protagonista del extraordinario anuncio del no menos extraordinario Chris Cunningham, que volvió loco a medio país.


NPR’s Book Concierge, o la enésima maravillosa idea de la cadena pública estadounidense NPR. Es una aplicación web que permite filtrar por intereses más de 2.000 libros recomendados por la sección de Literatura del medio durante los últimos seis años. Podéis hacer incluso mezclas de categorías para precisar todavía más vuestras elecciones. Cada libro va acompañado con su correspondiente descripción y artículo/s dedicado/s.


Una para los peques — o para devotos de la Comic Sans, o para mí, que me la aprendí un martes y la olvidé el miércoles — : la tabla periódica con ejemplos ilustrativos del uso de cada elemento, diseñada por Keith Enevoldsen.

La tenéis aquí, en .pdf


Angie Harris hace pasteles. Y tiene un macabro sentido del humor. La mano de Carla Gugino en Gerald’s Game, comestible. Ñam-ñam.


The Class of 2000 tiene todas las papeletas para entrar en los mejores reportajes que he leído este año. Se trata de un especial interactivo de Dan Levin para el New York Times que busca en la actualidad a los chicos y chicas que se graduaron hace 18 años en el instituto de la localidad rural de Minford, Ohio.

Minford pertenece al condado de Scioto, el primer epicentro de la crisis de opiáceos en Estados Unidos, una iniciada con la facilitación de farmacéuticas como Purdue Pharma, y que en 2010 acabó liderando el número nacional de recetas de Oxicontina por habitante: 123 pastillas por persona.

En los últimos 18 años se han registrado 275 muertes por sobredosis solo en ese condado.

How the opioid crisis decimated the American workforce, de PBS (subtítulos en inglés)


Resulta que hay OTRA versión de The Last Waltz, el “concierto de despedida” de The Band, completamente diferente al docuconcierto de Martin Scorsese. Las imágenes pertenecen no al director, sino a las cámaras propias del Winterland Ballroom de San Francisco, que nunca dejaron de grabar a lo largo del acto. Así pues, se trata del concierto entero, sin pausas ni insertos.

Parte 1, parte 2 y parte 3, la que dejo aquí. Ni caso a la imagen del vídeo. Suena de maravilla. El apogeo casi interminable que es I Shall Be Released llega a partir del 29:05 (via Dangerous Minds)

Megadeath total

Llevo unos días jugando a Valfaris, una combinación de “corre, mata y Heavy Metal” especialmente frenético, lo que en mis torpes manos se convierte en un verdadero infierno. El juego te propone que combines armas de fuego de munición ilimitada (yay!) con espachas y hachas para rellenar una barra de energía que puedes invertir en a) un escudo de mierda o b y preferible) trabucos de destrucción masiva con balas finitas que te permiten convertir el escenario, durante unos gloriosos instantes, en un páramo de vísceras. Suena realmente bien hasta que descubres que la imagen del principio de este post pertenece a un instante relativamente fácil en comparación con las hordas inacabables de bichos, plataformas explosivas y habitaciones-trampa que empieza a lanzarte el animalico aproximadamente 15 minutos después. Pero hay cierta variedad en esta ensalada de tiros, de cuando en cuando. Armas del día que se lo pidas, juegos de trile con un jefe, plataformeo vertical puro, y episodios esporádicos en los que pilotas un robot mostrenco con una calavera gigante en el pecho, tridente, ametralladora y lanzallamas, prácticamente invulnerable, para descargar tensión acumulada.

La verdad sea dicha es que me lo estoy pasando con medio hemisferio y dejando que la memoria muscular haga el resto, como casi todos los juegos de mecánica sencilla donde muero 7.324 veces entre puntos de control, pero el hecho de que a veces se combinen tantas cosas en pantalla que no puedo ver al minúsculo protagonista (momento en el que te puedes dar por muerto) no es excusa para reconocer que, de haber salido a finales de los 80, con solo tres vidas de margen y una vela a Santa Teresa, lo habría tirado por la ventana al día siguiente, por mucho que me gustara el diseño. Y me gusta mucho.

El presskit, con algo (muy poquito) de concept art. Podéis comprar la banda sonora de Curt Victor Bryant, con títulos tan característicos como Torture March, Infectious Fear o (ejem) Cutthroat Deliverance, en Humble, por ejemplo (7,37€). Y el tráiler, para cerrar.

Enlaces

Hay veces en las que juego a Street Fighter III y me quedo prendado de la animación. Me vuelve loco. Las poses, la dinámica, la energía de cada golpe.

Aquí, Makoto está de acuerdo.

Sin ningúna intención de ir a la guerra en cuanto a estilos se refiere — a donde sí va el artista Blake Reynolds –, por edad y nostalgia soy un enamorado de la animación en dos dimensiones. Lo que me lleva a este amplio artículo de la difunta VGDesentsu (aquí, un listado completo de su contenido) sobre la historia del diseño de gráficos 2D en la industria japonesa de los videojuegos. La era hexadecimal, el dibujo manual en ordenador, los escáneres y el modelado previo en 3D.

Todavía vigente hoy, gracias al trabajo de desarrolladores como Arc System Works, responsables de Guilty Gear y Dragon Ball FighterZ. ¿Su trabajo? Luchar contra la perfección, y capturar los “errores” de la animación tradicional frente a los automatismos de los sistemas actuales.

PD: Richmond Lee, conocido en Twitter como Art-Eater, tiene hilos ultrarrecomendables sobre tanto Street Fighter III como la animación en juegos de lucha clásicos, en general.

PD2: Elena también coincide. Aquí tenéis un recopilatorio interactivo de animaciones. Elegid personaje y a clicar.


¿Quién es capaz de identificar a una persona que no conoce de nada como un potencial terrorista suicida? Jack Reacher. ¿Quién afirma que “solo conoce relativamente” Nueva York pero se sabe los hoteles donde puedes sobornar al portero para dormir de gratis? Jack Reacher. ¿Quién lucha a cuchillo simultáneamente no contra uno sino contra DOS líderes de Al Qaeda en calzoncillos? Jack Reacher.

Es Gone Tomorrow, novela número, no sé, 53 de la serie que me pillé de manera completamente random porque tenía hambre de Reacher, y Reacher me ha puesto un menú de cinco estrellas con operaciones secretas en Afganistán, un vademécum de pistolas con silenciador por si alguna vez tengo que asaltar un piso franco yihadista y sus diálogos marca de la casa , consistentes fundamentalmente en que Jack Reacher se limita a convencer a un personaje, cualquiera, de que resolvió el caso en la dedicatoria del libro y solo es cuestión de hacerle caso.

PD: Número de personajes femeninos inicialmente recelosas de nuestro protagonista que acaban tirándole sus bragas a la cara en la página 200: Uno.

PD2: OK. No os gusta Jack Reacher. En fin, pues aquí tenéis los mejores libros de no ficción de 2019 según el economista Tyler Cowen, más conocido en los internets por su web Marginal Revolution. Ea.


Concept art de Aladdin via Oh My Disney!

“Almost everything you think you know about Aladdin is wrong”.Un ensayo de la periodista Iman Sultan sobre las Mil y una Noches, su pervivencia en la cultura islámica a través del relato infantil y de la tradición oral, y las transformaciones que experimentó con su adaptación animada en 1992.


Turno de música. Cohenita que soy, solo podía ser éste.