Enlaces

He aquí la adaptación animada de Cuento de Navidad, de Charles Dickens, de la mano de Richard Williams y Chuck Jones, y ganadora del Oscar al Mejor Cortometraje de Animación en 1972. La fuente del vídeo es una copia de 16mm en muy, pero que muy buen estado. Williams, diseñador de Roger Rabbit, maestro de maestros, mentor, inspiración para miles de futuros artistas, falleció en agosto de 2019 dejando tras de sí tanto un legado como un inmenso potencial en lo que podría haber sucedido de haber visto la luz su gran obra inacabada, The Thief and the Cobbler.

Sobre esta pieza, Animac Magazine deja unas declaraciones de Williams aquí, dentro de una entrevista muy recomendable.

Richard Williams: Chuck got me the job. He was wonderful. We were kind of friends, and he was head of ABC TV children’s programming – or advisor or consultant or something- and he got them to give me the assignment. He had seen The Charge of the Light Brigade, this 1850-set feature film by Tony Richardson we animated on. We did it strictly in period, and Chuck showed this to the business people and they said “we’ll hire this guy to do Dickens, that’s from the same era.” And I said, “but Chuck, we’ll never do this on time”. We had 7 to 9 months, so we’d have to do it in pencil. And I said, “why don’t you just let me design it, my way” and he said “no, it must look like 1850’s book illustrations”. So I said, “ok, but in pencil.” He completely left me alone. It was marvelous. He helped at the end – we were running out of time, and I told him we were really worried we couldn’t deliver it in time, so he lent me his three top animators. They came in the last six weeks and helped us finish.


Las cinco fases de una borrachera, por Charles Percy Pickering (c. 1865) – via Retronaut. Desde mi experiencia, y con la perspectiva que otorga un año exacto de sobriedad: nunca hace falta pasar de la fase uno.

Y sin embargo.


De vez en cuando me paso por Rules for my Unborn Son, el Tumblr de Walker Lamond, para comprobar que una de mis páginas favoritas sigue viva y bien. Y todavía aguanta. Sin necesidad de seguir los consejos a rajatabla… me parece guai. Tiene un libro.


Foto: Steve Liss

Every computer would think it was 1900. When that happened, ATMs would stop working, the electrical grid would shut down, planes would fall out of the skies, and newborn babies would get hundred-year-old birth certificates.” Popular Mechanics nos deja una retrospectiva del pánico informático de finales del siglo XX: el efecto 2000, contada por sus protagonistas.


El artista sueco Stefan Larsson se dedica a “estructurar ciudades en foorma de organismos vivos con resultados a veces surrealistas, siempre misteriosos”. Lo hizo con Osaka en 2016, ahora es el turno de Hong Kong y Shenzhen. Es Spatial Bodies, con música de Daisuke Tanabe.


Mejora año nuevo, tras año nuevo, tras año nuevo, tras año nuevo, tras año nuevo. Más nervio que un filete de dos euros y uno de los más grandes finales de cualquier género que me vengan a la cabeza de la mano de una pareja tan improbable como el primer día (Bassett era un valor seguro elevada aquí a la categoría de bomba termonuclear; Fiennes sigue siendo el gancho de izquierda de esta película, juntos son irresistibles). El megapost de Cinephilia & Beyond — fotos, entrevistas, guion, vídeos –, aquí.

2020, here we come.