Cine a -60º C

Fotos: Alexey Vasilyev

En la región federal del Lejano Oriente de Rusia se encuentra la entidad subnacional más grande del mundo: la República de Sajá, conocida también por sus residentes –y por los jugadores del Risk — como Yakutia. Allí viven poco menos de un millón de habitantes, repartidos entre sus tres millones de kilómetros cuadrados de extensión (seis veces el territorio de España), y concentrados principalmente en la capital, Yakutsk, hogar de una tercera parte de su población, y epicentro desde hace algunos años de una industria cinematográfica en ciernes que se está desarrollando en un territorio que ha llegado a registrar temperaturas de hasta -60º en invierno para convertirse en el lugar más frío del hemisferio norte.

Uno de los principales documentalistas de esta industria, así como de la vida cotidiana de la región, en general, es el fotógrafo Alexey Vasilyev (página web, Instagram), quien ocupa su tiempo en captar imágenes como éstas para ratificar que, sí: debe de hacer frío.

Mucho.

De un tiempo a esta parte, a principios de este año, para ser más exactos, Vasiliev multiplicó sus labores para convertirse en portavoz oficioso de lo que sus propios participantes denominan cariñosamente ‘Sajawood’. Esta industria local del cine yakuto estrena cada año entre siete y diez largometrajes de variado género, desde comedias románticas a cuentos de hadas basados en leyendas y creencias locales, pasando por temas más comerciales como el siempre bienvenido apocalipsis zombi, con un presupuesto medio aproximado de entre uno y dos millones de rublos (entre 11.000 y 22.000 euros), si bien algunas producciones alcanzan cantidades estimadas de 85.000 euros.

Es posible que ahora mismo estéis pensando que nadie en su sano juicio se va a poner a hacer una película a -60º, y que seguramente los directores aguardan a la llegada de los meses de verano para ponerse en marcha y rodar el catálogo entero del año. Tendríais razón… parcialmente. Si bien es cierto que las temperaturas en verano pueden alcanzar los 40º, las estaciones cálidas son cortísimas. Vale la pena reiterar: el frío en Yakutia ronda lo insoportable por el ser humano. La capital es la ciudad más grande del mundo construida sobre permafrost y su temperatura media es de unos -9ºC.

Y si la película ocurre una vez caída la noche o requiere exhibir la dureza de la intemperie, o ambas cosas al mismo tiempo, nos encontramos obras como Khara Khaar (Nieve Negra), de Stepan Burnashev, la historia de un conductor atrapado debajo de su enorme camión. El rodaje se desarrolló durante el mes de marzo, con temperaturas de unos -40º.

Burnashev (a la derecha) ensaya una escena con el protagonista de la película, Fedor Lvov (izquierda)

Burnashev es uno de los directores y productores más prolíficos de esta cinematografía — nueve películas desde 2012 — aunque, como otros tantos compañeros, el cine no fue su primera opción (estudió Economía e Informática). Es responsable entre otras de la aventura de zombis Respublika Z (República Z), de 2018.

Aquí van tráilers de ambas.

Khara Khaar (Nieve Negra)
Respublika Z (República Z)

Por la parte de producción y expansión internacional se encuentra el también director Alexei Romaov, fundador de la productora oficial regional, Sakhafilms, quien pone de relieve el crecimiento en la difusión de esta cinematografía a través de certámenes internacionales, a través de retrospectivas como las realizadas en el Festival de Cine de Busan, en Corea del Sur, o en el Festival de Cine de Moscú donde una de estas películas, el relato tradicional The Lord Eagle, de Eduard Novikov, se alzó con el máximo galardón el año pasado.

Aquí os dejo el tráiler de otra de las participantes en el certamen moscovita de este año, el relato costumbrista The Sun Above Me Never Sets (El Sol sobre mí nunca se pone), de Lyubov Borisova.

Romanov defiende el éxito de una cinematografía que se beneficia en cierto modo de las duras condiciones climatológicas porque en los meses de invierno la población local elige el cine como una de sus primeras opciones de ocio, aunque esta ventaja, si la queréis llamar así, se convierte en una necesidad dado que los salarios del equipo de producción y actores son irrisorios, por lo que requieren perentoriamente de un porcentaje de la taquilla para llegar a fin de mes.

Os dejo aquí unos cuantos enlaces de interés, por si queréis profundizar más:

Un especial del magacín Time.

– La web oficial de la productora regional Sakhafilm, con opción en inglés, dentro del menú principal.

– El canal en YouTube del director Stepan Burnashev, con tráilers y vídeos cortos de rodaje.